www.enjoy-machu-picchu.com
Información Turistica
Machu Picchu
Breve Historia
Machu Picchu
El Descubrimiento
Machu Picchu
Machu Picchu
Ingeniería y Arquitectura
Santuario Histórico
Machu Picchu
Descubrimiento
Machu Picchu
Alrededores
Machu Picchu


GOBIERNO DEL INCA HUASCAR

MACHU PICCHU

PERU

Machu Picchu
Mapa del Sitio
Breve Historia de
Machu Picchu
   Fundación de
Machu Picchu

   Ultimos días de
Machu Picchu

Descubrimiento de
Machu Picchu
   Quien fue
Hiram Bingham

   Giesecke lo
contacta con el dueño

   La Confrontación por el
Reconocimiento

   Expediciones del
Gobierno

   El Saqueo Cultural
Santuario Histórico de Machu Picchu
   La Ciudadela
   El Descubrimiento un
Eterno Enigma

   Ubicación
   Biodiversidad
 Machu Picchu Ingeniería y Arquitectura
    Descripción de la
Ciudadela

    Machu Picchu una
Construccion Planificada

    Sectores de Machu
Picchu

     - Sector Agrícola
     - Sector Urbano
    Características
Arquitectónicas
Atractivos en los Alrededores de Machu Picchu
    Huayna Picchu
    Templo de la Luna
    Intipuncu
    El Puente Levadizo
    Camino Inca
    Cataratas de Mandor
    Baños Termales
Fotos y Galería
Multimedia
Historia del Imperio Inca o Tahuantinsuyo
    Leyenda de los
hermanos Ayar

    Leyenda del Ataque
Chanka al Cusco

    Primera Conquista
de Pachacútec

    Planificación del
Nuevo Cusco

    Conquistas de Cápac
Yupanqui

    Conquistas de Túpac
Yupanqui

    Gobierno de
Huayna Cápac

    Gobierno de Huáscar
    La Caída del Imperio
Inca

    Manco Inca y
Tupac Amaru - Las
Rebeliones del Siglo XVI

    La Gran Rebelión del
Siglo XVIII

Aventura en
Machu Picchu
Información Turistica de Machu Picchu
   Cómo llegar
   Clima y Salud


ENJOY PERU S.A.
Oficinas Principales
Schell 343 - Of. 607
Miraflores - Lima 18
PERU
Tel: +51 1 702-2000
Fax: 511-445-1750

LLAMADA GRATUITA:
USA: 1-800-790-2961

http://www.enjoyperu.com


FOTOS Y GALERÍA MULTIMEDIA NUESTRAS OFICINAS AGENCIAS DE VIAJES
Líneas Gratuitas: USA: 1-800-790-2961
Línea Local: España - Barcelona: 0034-931846831   Argentina - Bs. As.: 0054-1159175461
UK - Londres: 4-203-393-8867
Horario de Atención: Lunes a Viernes: 9 am - 6 pm Hora Peruana: GMT -6 horas

MACHU PICCHU MACHU PICCHU MACHU PICCHU


La Guerra de las Sangres

El dignatario encargado de cumplir con las últimas voluntades de Huayna Cápac y de conducir su momia hasta el Cusco fue Cusi Topa Yupanqui, quien pertenecía a la panaca de Pachacútec y era deudo de la madre de Atahualpa. Al llegar el cortejo fúnebre a la capital, los nobles encargados del viaje fueron duramente increpados por Huáscar por dejar a Atahualpa en el norte, y los acusaron de conspiración. De nada sirvieron sus protestas y la afirmación de su inocencia. A pesar del tormento, no confesaron nada. Sin embargo, Huáscar ordenó matarlos pensando que si les perdonaba la vida serían para siempre enemigos peligrosos.

Los sucesos disgustaron a los señores del séquito de Huayna Cápac y al parecer algunos de ellos retornaron a Quito sin esperar las ceremonias.

Mientras tanto, Atahualpa se dirigió a Tumibamba para ordenar la edificación de un palacio para Huáscar, actitud que disgustó al curaca de Tumibamba, llamado Ullco Colla, quien envió mensajeros secretos a Huáscar quejándose del proyecto e insinuando un intento de rebelión de Atahualpa. Para congraciarse con Huáscar, este príncipe envió al Cusco ricos presentes, pero el Inca montó en cólera y mató a los mensajeros ordenando confeccionar tambores con sus despojos. Después partieron embajadores de Huáscar camino a Quito con prendas femeninas y afeites para Atahualpa. Estos episodios fueron la causa del rompimiento entre los hermanos. Atahualpa ya no podía regresar al Cusco como lo ordenaba Huáscar, pues hubiera ido a una muerte segura.

Según el cronista Cobo, los generales de Huayna Cápac que permanecieron en el norte fueron los que empujaron a Atahualpa a rebelarse, pues ellos juzgaban que si marchaban al Cusco no tendrían la misma situación con Huáscar de la que gozaban con Atahualpa.

En estas circunstancias, los cañaris partidarios de Huáscar aprovecharon de un descuido de Atahualpa para hacerlo prisionero y lo encerraron en un tambo, pero durante la noche logró Atahualpa hacer un forado en la pared gracias a una barra de cobre proporcionada por una mujer y escapó sigilosamente. Después contaría que el Sol, su padre, lo transformó en amaru (serpiente) y así se evadió.

Una vez liberado, Atahualpa se dirigió a Quito, donde reunió un ejército para marchar sobre Tumibamba. Tras la victoria, inflingió un duro castigo a los cañaris. Luego se dirigió a la costa y llegando a Tumbes quiso dominar a los isleños de Puná y se embarcó en numerosas balsas. Los de Puná ofrecieron resistencia y se entabló una batalla naval en la que vencieron los isleños, expertos balseros. En cuanto a Atahualpa, salió herido en una pierna, decidió retornar a tierra y no paró hasta Quito. Entonces el curaca de Puná atacó Tumbes y arrasó el pueblo. En ese estado lo encontró Pizarro cuando llegó a sus costas durante su tercer viaje. Además, encontró en la isla a unos seiscientos cautivos tumbesinos pertenecientes a las tropas de Atahualpa.

Mientras Atahualpa iniciaba una abierta rebelión contra su hermano, Huáscar establecía su gobierno en la capital. En aquel entonces contaba con el apoyo de la nobleza y de la clase dirigente del Imperio Inca o Tahuantinsuyo. Pero no supo o no se preocupó por conservar su prestigio, pues tenía un carácter pusilánime, violento, cruel y desatinado. Huáscar no otorgó a los ayllus reales la atención a la que estaban acostumbrados y no asistía a las comidas públicas en la plaza donde se fortalecían los lazos de la reciprocidad y de parentesco.

Otro motivo de enojo hacia el Inca fue haber apartado de su guardia a los tradicionales ayllus custodios y haberlos reemplazado por unos mitimaes chachapoyas y cañaris, o sea advenedizos.
Luego, Huáscar declaró desear enterrar a todas las momias reales y quitarles a las panacas sus tierras, riquezas, servidores y mujeres. Al mismo tiempo dijo pretender pasarse del bando de Hanan al de Bajo Cusco. Estos hechos muestran hasta qué extremos llegaron las diferencias entre el soberano y la nobleza cusqueña que había sido su mayor apoyo.

Muy distinta era la situación de Atahualpa; la distancia le permitía no tomar parte directa en las riñas entre linajes y tenía el apoyo de los generales de su padre.
El desprestigio de Huáscar permitió a los miembros de las panacas de Hatun Ayllu, a la cual pertenecía Atahualpa, mantener las intrigas por el poder.

La guerra

Poco a poco, los generales de Huáscar se fueron plegando a la causa de Atahualpa. Esta circunstancia explica las constantes derrotas de los ejércitos de Huáscar a pesar de contar con grandes efectivos. Así, los generales de Atahualpa fueron ganando terreno hasta que a Huáscar no le quedó más remedio, como a los antiguos soberanos, que tomar él mismo el mando de sus tropas.

Por su parte, Atahualpa marchaba lentamente hacia el sur dejando a sus generales el manejo de la guerra. Estando en Huamachuco envió a dos emisarios a consultar a la famosa huaca Catequil por el desenlace de la guerra. El oráculo respondió que Atahualpa tendría mal fin. Furioso, Atahualpa marchó al lugar donde se hallaba el oráculo con su alabarda de oro en la mano. A su encuentro salió un viejo sacerdote vestido con una larga túnica blanca tachonada de conchas de mar. Sabiendo que era él quien le había vaticinado tal destino, Atahualpa le asestó un rudo golpe en la cabeza que le destrozó el cráneo.

Por entonces llegaron las nuevas de la aparición de extraña gente blanca y barbada llegada en casas de madera que flotaban sobre el mar. No se preocupó Atahualpa por aquella gente que llegaba por segunda vez a sus dominios. En la primera ocasión se fueron sin que pudiese haberlos visto, y por la curiosidad de ver cómo eran aquellos extranjeros, no tomó Atahualpa las precauciones que sus generales recomendaban de atacarlos en algún desfiladero. El Inca hizo caso omiso y más bien ofreció a los extranjeros guías y alimentos con la orden de dirigirse a Cajamarca donde él estaría.

Mientras tanto, los generales de Atahualpa seguían derrotando a las tropas de Huáscar hasta que imprudentemente el Inca se arriesgó en una estrecha quebrada sin conocer las posiciones enemigas. Los experimentados generales de Huayna Cápac se dieron cuenta de la imprudencia y encerraron a Huáscar entre dos ejércitos. Las triunfantes tropas de Atahualpa avanzaron hacia el Cusco hasta el cerro de Yavira. Ahí llegaron las panacas y los linajes importantes y todos se acomodaron; por un lado los Hanan Cusco y por el otro los Hurin Cusco, y se postraron ante el huauque, el doble o hermano del nuevo soberano, para rendirle homenaje y reconocerlo como Inca.

Pasado un tiempo llegó al Cusco un pariente del nuevo Inca llamado Cusi Yupanqui con órdenes, según el consenso de los cronistas, de matar a los deudos cercanos de Huáscar, a sus mujeres e hijos y quemar la momia de Túpac Yupanqui. Destruir la momia o cuerpo de un antepasado era el mayor castigo posible. La venganza contra el Cápac Ayllu, al cual pertenecía Huáscar, muestra que el enfrentamiento entre los dos hermanos era una lucha entre panacas rivales.



ISO 9001 : 2000
CERTIFICACIÓN
Asesoría de Viajes,
Gestión de Operación Turística
&
Comercialización Electrónica de Boletos Aéreos




NUESTROS SITES DE VIAJES Y TURISMO
EN PERU
PERU
Viajes & Tours
Cusco Perú
Camino Inca
Fotos de Perú
Hoteles en Perú Reservaciones
Vuelos en Perú

NUESTROS SITES EN AMERICA LATINA
ARGENTINA
Viajes & Tours
PATAGONIA
Viajes & Tours
CHILE
Viajes & Tours
ECUADOR & GALAPAGOS
Viajes & Tours
BOLIVIA
Viajes & Tours
MEXICO
Viajes & Tours
BRASIL
Viajes & Tours
COSTA RICA
Viajes & Tours







Contáctenos | Contactar Webmasters | Agencias de Viajes

Recursos / Más Información
Actualización  © ENJOY CORPORATION S.A.
Derechos Reservados.